Cambio de Dieta – Proteínas Vegetales

Este es el resumen de un estudio publicado por el “National Institute of Public Health and the Enviroment” –  Ministry of Health, Welfare and Sports de Holanda (RIVM Letter Report 350123001/2011)   –   Autor: M.J. Tijhuis y otros.

Pueden ver el informe completo en inglés en la siguiente dirección:

Texto completo en inglés

Resumen

Una dieta con menos carne y productos lácteos y más alimentos de origen vegetal, puede proporcionar suficientes proteínas, minerales y vitaminas siempre que haya una selección de plantas variadas.  Las principales fuentes de proteínas vegetales son frutos secos, legumbres y cereales integrales.  Actualmente el consumo de legumbres y frutos secos como sustitutos de la carne es bajo.  Carne preparada y substitutos lácteos pueden ser una fuente de algunas vitaminas y minerales (hierro, calcio, vitaminas B2 y B12). Sobre todo de vitamina B12, que no se puede obtener de las plantas.

El RIVM (Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de Holanda) ha hecho un estudio sobre las consecuencias nutricionales de un cambio de alimentación tradicional carnívora a otra basada en plantas sostenibles ricas en proteínas.  Se centró en proteínas, aminoácidos y determinados micronutrientes.  En Holanda, la carne y los productos lácteos representan la mitad de las proteínas de la dieta.  Generalmente estas personas no consumen carne pero si productos lácteos.  Su principal fuente de proteínas lo constituyen los lácteos y los cereales.

La carne y los productos lácteos son la principal fuente de vitaminas A, B1, B2 a B12 y minerales calcio, hierro, fósforo, selenio y zinc.  Es necesario hacer estudios posteriores para cuantificar los efectos de las diferentes dietas en las que se reduce la ingesta de carne y productos lácteos.

Sumario

Sustitución de carne y lácteos por Fuentes de proteínas más sostenible en Holanda – Calidad de la dieta

Una reducción en el consumo de alimentos ricos en proteínas animales es un camino posible e inevitable para reducir el impacto negativo del comportamiento humano en el medio ambiente.  En este informe, se estudian las consecuencias nutricionales de un cambio de una alimentación basada en el consumo de animales a otra en proteínas vegetales e insectos.  Está enfocado en las proteínas, aminoácidos, determinados micronutrientes y alérgenos.

Los alimentos de origen animal contienen proteínas de alta calidad.  Alimentos de origen vegetal con mayor contenido de  proteínas son las legumbres, frutos secos y los sustitutos de carnes y de productos lácteos.  Estos están hechos con trigo, soja, arroz, guisantes, altramuces, o una combinación de estos.  También contienen cantidades variables de productos de origen animal como proteína de hubo y de leche.  La soja y los altramuces, más que las otras plantas, tienen aminoácidos de gran calidad.

Según se desprende de la Encuesta sobre el consumo nacional de alimentación en Holanda (DNFCS), la mayor parte de las proteínas consumidas son principalmente de origen animal, lácteos y cereales.  En general la población cumple las recomendaciones de la ingesta de proteínas y nutricionalmente hay posibilidades de remplazar proteínas de origen animal por proteínas de origen vegetal.  Las personas que según la encuesta no consumen carne, toman gran parte de sus proteínas de los cereales y productos lácteos.  Actualmente las legumbres y los frutos secos no se consumen habitualmente en Holanda.  Sería muy beneficioso aumentar el consumo de otras fuentes de proteínas de origen vegetal.

Esto aseguraría unas proteínas de calidad, especialmente al reducir la ingesta de carne y lácteos.

Algunos de los micronutrientes que actualmente se toman al ingerir carne y productos lácteos y que podrían suponer un problema al reducir el consumo de éstos, son heme, hierro, selenio, vitamina B1, vitamina B12, zinc (carne), y calcio, vitamina B2, vitamina B12, fósforo, vitamina A y zinc (lácteos).

La ingesta de vitamina A, vitamina B1, hierro y zinc es actualmente baja en algunos subgrupos de población.  Las legumbres, frutos secos y cereales integrales pueden contribuir a un importante aumento en su consumo, sobre todo cuando también se reduce la ingesta de productos lácteos. Preparados de substitutos de carne y productos lácteos pueden de una manera sencilla de asegurar que se tome suficiente hiero, calcio, vitamina B2 y sobre todo vitamina B12; la cual no se puede obtener de alimentos de origen vegetal.

No se han descrito casos de alergias cuando se sustituyen proteínas de origen animal por proteínas de origen vegetal.