Las Legumbres y el Colesterol

La mayoría de los consumidores confunden la diferencia que hay entre el colesterol en los alimentos y el colesterol en sangre. Aunque exista una relación entre éstos, hay una diferencia importante entre ambos.

Para ayudar a aclarar la confusión, es importante recordar lo siguiente:

  • Nuestro cuerpo fabrica su propio colesterol de todo lo que comemos, pero especialmente del exceso de calorías. Las calorías extra pueden ser grasas, carbohidratos o proteínas.
  • La grasa saturada estimula el cuerpo para fabricar colesterol. Por esto, es muy importante evitar alimentos con un alto contenido en grasas saturadas, en vez de evitar alimentos con un alto contenido en colesterol.

Es importante controlar el colesterol en sangre para poder realizar los cambios necesarios en nuestro estilo de vida – cambios de dieta, ejercicio físico, dejar de fumar – o buscar los consejos médicos necesarios y la mejor terapia para reducir una alta tasa de colesterol en sangre. Mejor aún, comer con moderación, hacer ejercicio regularmente y no fumar. ¿Porqué esperar tener una alta tasa de colesterol en sangre para hacer cambios? Sabemos todos lo difícil que es cambiar nuestras costumbres.

Para evitar tener una tasa alta de colesterol en sangre, hay que:

  • Evitar comer en exceso. Recordar que comer demasiado incita el cuerpo a fabricar más colesterol.
  • Evitar grasas saturadas. En general, la grasa saturada se encuentra en los alimentos grasos de origen animal tales como la carne, la leche y el queso. En realidad, los guisantes, las lentejas y las alubias son una buena alternativa para sustituir los alimentos de origen animal porque contienen la proteína que el cuerpo necesita sin grasa saturada.
  • Evitar ganar peso. Si tiene un exceso de peso, intente recuperar su peso normal con una dieta equilibrada y ejercicio físico regular.

Texto reproducido con permiso de USADPLC