Las Legumbres y los Celiacos

La celiaquía es una enfermedad autoinmune.  El gluten, que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno desencadena una reacción inmune en personas celiacas.  Ingerir gluten daña el tejido del intestino delgado, causando malestar o dolor y puede resultar en desnutrición debido a la baja absorción de los nutrientes.

Las personas celiacas deben evitar ingerir alimentos que contengan gluten.  Éste está  presente en la mayoría de los panes, productos de pastelería, en las pastas y en gran cantidad de  productos elaborados, que a menudo contienen gluten como aditivo alimentario.

Los síntomas de la enfermedad son variados entre ellos están: diarrea, vientre hinchado y/o estreñimiento, problemas gastrointestinales, como nauseas y vómitos, dolor de estómago, calambres o hinchazón, falta de hierro, vitamina B12 o ácido fólico, cansancio y/o dolor de cabeza, pérdida de peso, alopecia, úlceras bucales, erupciones cutáneas, problemas con el esmalte dental, osteoporosis, depresión, infertilidad, abortos espontáneos, dolor en las articulaciones y/o en los huesos.

La enfermedad celiaca se solía considerar rara, pero cada vez se diagnostica en mayor número.  El único tratamiento es una dieta sin gluten.

Las legumbres un alimento sin gluten

Las legumbres son un alimento sin gluten, excelente para las personas celiacas.  Aparte de las legumbres, la naturaleza ofrece muchos alimentos libres de gluten: carne, pescado, pollo, frutos secos, semillas, leche, yogur, queso, frutas, verduras y productos que pueden ser una alternativa al trigo, como amaranto, alforfón, lino, quinua, sorgo y arroz.

Los fabricantes de productos de alimentación y de pastas sin gluten suelen utilizar una mezcla de harina de arroz, y féculas de tapioca, maíz y patata.  Actualmente hay una tendencia a incorporar ingredientes más saludables para una mejor alimentación, sabor y textura.  Por ejemplo: harinas de legumbres (judías, habas, garbanzos, lentejas, guisantes), de lino molido, amaranto, quinua, y de arroz integral.  Las legumbres también se utilizan en algunos productos de pasta, en sopas tanto enlatadas como deshidratadas.  Una compañía en Estados Unidos está investigando la incorporación de judías y garbanzos molidos en su línea de aperitivos y de cereales.