¿Por qué debemos comer más Legumbres?

“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento

Hipócrates

Desde una perspectiva nutricional, comer legumbres tiene sentido. Legumbres como las lentejas, los guisantes partidos, los garbanzos y las alubias son ricas en folatos y fibras dietéticas y constituyen una buena fuente de proteínas. Acompañadas de cereales como maíz, arroz, trigo, cebada o avena, la proteína de las legumbres contribuye al crecimiento normal , el desarrollo y la reconstitución del cuerpo.

Las legumbres contienen muchos nutrientes beneficiosos que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades graves como las enfermedades cardiovasculares, las apoplejías, el cáncer de colón o rectal, y en embarazos afectados de espina bífida y anencefalia. Las legumbres también pueden aumentar su calidad de vida, ayudando a prevenir hemorroides y diverticulitis. El diabético puede mejorar comiendo legumbres con regularidad. El control del azúcar en sangre, un factor crítico para los diabéticos, puede mejorarse consumiendo la fibra dietética de las legumbres.

Las lentejas, los guisantes partidos y los garbanzos son una buena fuente de minerales como hierro, magnesio y zinc. La deficiencia de hierro provoca anemia, mientras que el zinc es uno de los numerosos nutrientes necesarios para defenderse de las infecciones. Un consumo excesivo de cereales y granos refinados, acompañado de una ingesta insuficiente de fruta fresca, verdura, frutos secos y semillas conduce a una dieta pobre en magnesio. Los científicos creen que este tipo de dieta podría provocar la subida de la presión sanguínea.

La presencia de productos fitoquímicos en las legumbres es otra de las razones por las cuales deberíamos consumirlas con regularidad. Las plantas utilizan estos productos fitoquímicos para protegerse de los insectos, las enfermedades, la sequía y la radiación. El cuerpo los utiliza para defenderse de las enfermedades. Las lentejas, por ejemplo, tienen un alto contenido en tanino, un producto fitoquímico que previene el desarrollo del cáncer. Por este motivo, constituyen un buen complemento de cualquier dieta.

Las legumbres poseen muy bajos niveles de grasa y, como otras plantas, no tienen colesterol. La conclusión de cientos de estudios es que deberíamos consumir una variedad de alimentos de procedencia vegetal. Sin lugar a dudas, elegir las legumbres como parte de la dieta constituye una decisión inteligente para gozar de buena salud.

Texto reproducido con permiso de USADPLC