Reducir el riesgo de enfermedades crónicas.

Las legumbres pueden ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y la diabetes, ya que no causan que los niveles de azúcar en la sangre aumenten tanto como los alimentos azucarados o con almidón que son bajos en fibra

 

Contribuir a la salud intestinal.

Las legumbres son una fuente de fibra prebiótica, el alimento preferido de nuestras bacterias intestinales, que contribuye a la buena salud intestinal.

 

Ayuda a mantener un peso corporal saludable.

Rico en proteínas y fibra y bajo en grasa, las legumbres pueden ayudar a sentirse lleno por más tiempo.

 

Reducir los “choques” posteriores a las comidas.

Las legumbres son carbohidratos complejos, que tardan más en descomponerse en comparación con otros carbohidratos (azúcares simples), proporcionando energía de mayor duración.

 

Ayuda a mantener la salud del corazón.

Las legumbres son una elección de alimentos saludables para el corazón. Las investigaciones han demostrado que comer legumbres puede reducir el colesterol en la sangre, reducir la presión arterial y ayudar con el control del peso corporal, que son factores de riesgo para enfermedades del corazón.

 

Excelente fuente de fibra.

Las legumbres tienen 4 veces más fibra por porción que el arroz integral.

 

Bajo en grasa.

Las lentejas tienen 17 gramos menos de grasa por porción que el cerdo.

 

Rico en hierro.

Una porción de alubias negras contiene más hierro que 85 gramos de carne.

 

Buena fuente de proteína de origen vegetal.

Las legumbres entregan el doble de proteína por porción de quinua.

 

Bajo en sodio.

En promedio, las legumbres tienen 500 mg menos de sodio por porción que el pavo deli.

 

Libre de colesterol.

Los guisantes secos tienen 186 mg menos de colesterol que un huevo.

 

Excelente fuente de ácido fólico.

Los garbanzos contienen 3 veces más ácido fólico por porción que la col rizada.

 

Buena fuente de potasio.

Una porción de guisantes secos contiene tanto potasio como un plátano.