• Servicios

    1
  • 500 g garbanzos (a remojo la víspera con un puñadito de sal gorda)
  • 500 g morcillo de vaca
  • 100 g tocino saladillo (ibérico si es posible)
  • 1 hueso de rodilla y otro de caña
  • ¼ pollo o gallina
  • 100 g jamón serrano
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias
  • 1 nabo
  • 1 morcilla de cebolla
  • 1 chorizo
  • 1 repollo
  • 2 patatas
  • 4 tbsp pan rallado
  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo
  • 1 tbsp perejil picado
  • 1 clavos de especia
  • sal
  • aceite para freír
  • fideos para la sopa (opcional)

Preparación

  • Paso 1
    Poner a cocer en un puchero con 3 litros de agua las carnes, huesos y espumar bien antes de meter los garbanzos (en una bolsa que a tal efecto existe en el comercio) y las verduras del caldo (la cebolla pinchada con el clavo). El agua debe cubrir todo. Esperar que vuelva el hervor y volver a espumar.
  • Paso 2
    Bajar el fuego para que el cocido vaya haciéndose lentamente el tiempo necesario (2-3 horas, dependiendo de la clase de garbanzos).
  • Paso 3
    Mientras, limpiar, pelar y lavar las patatas y el repollo y cocerlos en agua salada.
  • Paso 4
    Hacer los rellenos con el pan rallado, el huevo, un poco de caldo del cocido, el ajo picado y el perejil. A veces se añade a esta pasta el tuétano de los huesos de caña. Formar una pasta suave y freírla en forma de croquetas en el aceite bien caliente. Añadirlos al caldo un rato antes de terminar el cocido, cuando los garbanzos ya abran el pico porque casi están en su punto.

Te podría gustar