• 1 bote de lentejas cocidas.
  • 1 taza de bulgur cocido,
  • 1 cebolla blanca dulce.
  • 2 zanahorias.
  • 1 calabacín.
  • 2 dientes de ajo picados sin el nervio central.
  • 2-3 c/s de harina de almendras.
  • 2 c/s Semillas de lino molidas o pan rallado.
  • 2 c/s de levadura nutricional o parmesano.
  • Y especias al gusto (yo puse MI CONDIMENTO DE LA ALEGRÍA).

Preparación

    La receta es de Rosa Arnau (@me_gusta_comer_sano) página web de ME GUSTA COMER SANO
    1. Cuece el bulgur y reserva.
    2. En un wok o cazuela, dora el ajo picadito y a añade la cebolla, dejar pochar 3-4 minutos.
    3. A continuación, añade las zanahorias y el calabacín, ambos rallados. Saltea 4-5 minutos más.
    4. Pasa el salteado de verduras a un bol y añade las lentejas, el bulgur cocido, la harina de almendras, la levadura nutricional, las semillas de lino y las especias.
    5. Mezcla bien y trituras ligeramente con la minipimier hasta formar una masa. No importa que queden trozos.
    6. Deja reposar la masa de tus croquetas una media hora mínimo en la nevera, al enfriarse te será más fácil después darles forma.
    7. Con la ayuda de una cuchara, ves cogiendo masa y dando forma a tus croquetas (ves mojándote las manos con agua para que no se te pegue la masa).
    8. Ponlas en una bandeja sobre papel vegetal y al horno a 180 grados unos 25 minutos. Ves vigilando y cuando las veas doraditas ya estarán.

Te podría gustar