• 1 bote pequeño de garbanzos cocidos
  • 8-10 dátiles medjool deshuesados
  • 4 c/s de cacao puro desgrasado sin azúcar
  • 1 c/s de maca en polvo (es opcional, pero a mi me encanta añadirle por su plus de nutrientes y no modifica nada el sabor)
  • 1/2 taza de anacardos crudos
  • 1 taza de coco rallado
  • 1 c/c de esencia de vainilla
  • 1 c/c de canela en polvo de Ceylan
  • 1 chorrito a ojímetro de bebida vegetal al gusto (yo puse de coco)

Preparación

    1. Tritura los dátiles deshuesados con un un poquito de bebida vegetal, hasta conseguir una pasta de dátiles. Si tienes un robot de cocina te irá genial para este paso. Sino, utiliza la minipimer de toda la vida y problema resuelto.
    2. Ojo: si los dátiles no son tiernos, es conveniente dejarlos en remojo en agua caliente 15 minutos antes de usarlos.
    3. Escurre y lava bien los garbanzos en un colador.
    4. A continuación, pon los garbanzos en el vaso de la batidora, junto la pasta de dátiles y un chorrito de leche vegetal a ojímetro, tritura hasta que te quede una masa sin grumos.
    5. Añade el resto de ingredientes; el cacao, los anacardos, el coco, la canela y la esencia de vainilla, vuelve a triturar hasta que te quede una masa sin grumos y homogénea.
    6. Deja reposar la masa en la nevera 15-20 minutos, al enfriarse un poco te será más fácil hacer las bolitas.
    7. Haz bolitas pequeñas y colócalas en una bandeja.
    8. Reboza la mitad de las bolitas con cacao puro y la otra mitad con coco rallado.
    La receta es de Rosa Arnau (@me_gusta_comer_sano) Página web de ME GUSTA COMER SANO

Te podría gustar