Las legumbres tienen una huella de carbono significativamente menor que otras fuentes de alimentos.

¡También son excelentes para el suelo y usan muy poca agua para crecer!

 

HUELLA BAJA EN CARBONO

Las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de cultivos son en gran parte causadas por fertilizantes nitrogenados.

 

Las legumbres requieren menos fertilizantes nitrogenados porque crean su propia fertilización al extraer nitrógeno del aire y del suelo.

 

AHORRO DE AGUA

Las legumbres usan solo una décima parte del agua de otras proteínas.

Las legumbres extraen agua de una profundidad menor, dejando más agua profunda en el suelo para otros cultivos, lo que las hace bien adaptadas para áreas propensas a la sequía.

SUELO SALUDABLE

Las legumbres apoyan un sistema agrícola saludable y diverso.

 

Enriquecen la salud del suelo al dejar atrás nutrientes esenciales que incluyen nitrógeno y microbios beneficiosos para el próximo cultivo.

 

ALIMENTANDO AL MUNDO

América del Norte es el principal productor mundial de cultivos de legumbres.

 

Dado que la creciente población mundial requerirá un aumento del 70% en la producción agrícola para 2050, la baja huella de carbono y la eficiencia del agua y el suelo los convierten en el alimento sostenible ideal del futuro.

 

 

Para más información, consulta aquí: descargable sobre las legumbres y la sostenibilidad